FacebookTwitterDiggGoogle BookmarksLinkedin



Busqueda de Artículos




Dermatitis atópica (DA)

Valora este artículo
(1 Voto)

La dermatitis atópica es un trastorno hereditario caracterizado por presentar piel seca, con presencia de eczema (reacción de hipersensibilidad en la piel parecida a una alergia), que produce inflamación, sarpullido con picor y enrojecimiento, ampollas y hasta descamación según el grado de atopia que puede ser leve, moderada o severa. La DA es una enfermedad que se inicia con un prurito (picor) importante. Las personas que padecen de piel atópica tienen una predisposición  a padecer enfermedades de origen alérgico: rinitis, conjuntivitis, urticaria.

Está considerado un trastorno crónico de la piel, no infeccioso ni contagioso en ningún caso para el resto de las personas que conviven con la el niño o persona que padece esta enfermendad.

La dermatitis atópica es la enfermedad cutánea más frecuente en los niños. Según un estudio reciente se estima que entre el 2 y el 20 % de los niños, según el país, tienen o han tenido algún grado de dermatitis atópica durante su infancia. La dermatitis atópica suele iniciarse en bebes, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Características comunes de la dermatitis atópica

En la DA existe una carencia importante de lípidos, de agua y el pH de la piel es alcalino. Es por este motivo que la piel es menos resistente a los microorganismos.

La infección más común asociada a la DA es la provocada por Staphylococcus aureus (90% de  casos presentan infección). Más del 50% de los pacientes con dermatitis atópica tienen esta bacteria cultivada en su piel. La disminución de Staphylococcus aureus en la piel puede mejorar significativamente la calidad de vida del paciente.

Causas de la DA

Factores internos o inmunológicos

La piel de los pacientes atópicos presenta una disminución en la concentración de ácidos grasos esenciales ácido linoléico γ linolénico, imprescindibles para el buen funcionamiento de la piel.

Factores externos

El clima húmedo y templado (primavera y verano) favorece la humidificación de la piel gracias a las secreciones de sudor y sebáceas. La exposición al sol y el efecto queratolítico de los baños de agua de mar son muy favorables en estas pieles, sin embargo, el clima seco y frío (otoño e invierno) es perjudicial para estas pieles.

La mayoría de personas con dermatitis atópica viven en ciudades de países muy industrializados.

El estrés físico y mental influye en la aparición del prurito o picor.

Cuidados diarios para una piel atópica

· Hidrata la piel 2 o 3 veces al día con cremas específicas para pieles atópicas.

· Llevar siempre las uñas cortas, evitar rascarse en la medida de lo posible, si el niño se rasca por la noche se puede probar a dormir con unos guantes finos.

· En climas secos utilizar un humidificador en el hogar.

· Evitar los aires acondicionados y las calefacciones.

· Es aconsejable utilizar ropa de algodón.

· Utilizar jabones suaves para la ducha con PH dermatológico.

· Evitar los baños prolongados y el agua caliente, así como las duchas frecuentes. La exposición al agua en pieles atópicas es perjudicial.

 

 

Leído 3329 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

  Portalpublionline S.C.P. es una empresa especializada en desarrollo de negocios online
 

Directorio de empresas
de Mudanzas y Guardamuebles

 

Portal dedicado a la
Belleza y Salud